En Reggaecanario.com somos adictos al Reggae, y si es en directo mejor. Por eso, no nos importa viajar si en el lugar de destino hay un buen festival esperándonos. Vamos, lo disfrutamos, y luego te lo contamos. Hoy queremos que viajes con nosotros con la crónica escrita por nuestro compañero Alexis Rodríguez del Nowa Reggae 2018 (Vilanova i la Geltrú, Barcelona), celebrado el pasado 6 y 7 de julio.

Texto y fotos por Alexis Rodríguez

Nowa Reggae, el mayor festival de reggae de Cataluña, abrió sus puertas, y ya van 13 ocasiones, el pasado 6 de julio en el parque de Ribes Roges, en Vilanova i la Geltrú, un lugar en donde apetece escuchar la buena música que sonó a lo largo de todos los días del festival.

En esta ocasión, aunque se mantenían los mismos espacios, Main Stage, Molí y el Corner, se modificó la filosofía de los mismos. Ya el Corner no iba a estar en un área aparte dedicada toda la noche al dub, sino que estaría integrado en el espacio del mismo festival, como una zona más cercana en torno a la gran barra central.

La gestión del Corner corrió a cargo de One Hertz y por sus instalaciones pasaron algunos de los sound que participaron en el festival, como fueron Urtica Sound, Freedom Cry y Roc Ruddock. Este cambio supuso que el dub, como tal, pasara a convertirse en una especie de zona chill out pues aunque se programaron sesiones más que interesantes musicalmente hablando, al quedar reducido la potencia de sonido, solo atrajo a la zona gente que buscaba un momento de relax bailando sin grandes estridencias.

El escenario Molí, localizado en esa pequeña lomada en medio del recinto, se convirtió en el centro neurálgico del festival. Sonorizado por los potentes Rebelmadiaq Sound System, congregó a buena parte de los noweros (y perdonen por el neologismo) que buscaban sentir la vibra entre cada concierto del escenario principal. Participaron en sus sesiones los propios Rebelmadiaq, que abrían el festival cada día, así como Blackup Sound, Urtica Sound o Freedom Cry. Si el Corner había transmutado este año, lo mismo ocurrió con el Molí, que se transformó en una especie de híbrido entre zona dub y un sound system, volando entre sus ondas constantes dubplates de cantantes de primera línea que hacía que los presentes no dejaran de bailar. A eso se añadió dos sesiones al más puro estilo dub, con la presencia el viernes de Fat Brass Corner, que no eran otros que la sesión de vientos del grupo The Gramophone, y el sábado las potentes voces de Paula Bu (puro carisma) y Emma Youth (sutileza al micro). Una recomendación para la organización: si el escenario Molí vuelve a ser el área neurálgica del Nowa, deberían ampliar el espacio entre el muro y la mesa de control pues en muchas ocasiones la gente no cabía en el área y tenía que seguir las sesiones en los laterales y detrás de los selectores, perdiéndose parte del espectáculo.

Paula Bu & Emma Youth

En el Main Stage se siguió con un esquema exitoso, como demostró el buen sabor de boca que dejó el festival. Cada día, se abría con una propuesta que imbricaba con los sonidos de los años 60 de Jamaica, como ocurriera el viernes con The Gramophone Allstars Big Band (y lo de Big Band no es simplemente un deseo sino una realidad, con 17 músicos sobre el escenario) y el sábado con el grupo Soweto. A continuación, el plato fuerte, el primer día, Sr Wilson & The Island Defenders y el sábado, plato y postre, con Alpha Blondy y Hollie Cook. La noche terminaba con una larga sesión del más puro estilo sound system sobre el escenario principal, con Mungo’s Hi Fi y The Large.

Alpha Blondy no defraudó y creó una comunión entre el escenario y su público, mostrándose alegre y cercano, predicando en contra del fanatismo religioso y de cualquier tipo de terrorismo, algo muy loable en los tiempos que corren.

Hollie Cook desarrolló, sin grandes aspavientos, ese reggae tan sensual que plantea, siempre con una sonrisa en los labios, haciendo fluir sus letras entre el público.

Sr Wilson por fin tocaba en el Nowa con su banda, desgranado su amplio repertorio, desde el más clásico reggae al más vibrante freestyle.

Merece un lugar destacado, la sesión desarrollada por Mungo’s Hi Fi con una gran potencia musical y que contaba con dos colaboradoras de lujo como fueron Marina P (lástima que tuviera que irse a mitad de la sesión) y una Eva Lazarus desatada, que disfrutaba con cada nota musical y que constantemente mantenía un diálogo con el público. Una mujer empoderada con una gran sonrisa.

Esto fue el Nowa Reggae este año, un festival que nunca defrauda y que siempre lleva a marcar en rojo en el calendario la fecha de su próxima celebración.

Dejar un comentario